LA CAPILLA DE SAN AMARO, SU LEYENDA E HISTORIA

Cólera morbo, epidemia y pandemia en la época victoriana de A Coruña, relacionada con la capilla de San Amaro por una leyenda que parece no resolverse.

¡Saludos existenciales!

8

 

En esta segunda entrega, haremos un recorrido por San Amaro y una de sus épocas más oscuras y ocultas. Un viaje hacia el pasado, el siglo XIX. Concretamente los años comprendidos entre 1833 y 1855. Situémonos…

 

Para entender porqué se suscita esta leyenda, debemos saber antes, que sucedió con el cólera y como llegó a España y Galicia en este caso concreto…

El cólera surge de los ríos Ganges y Brahmaputra, en India y Bangladesh, extendiéndose primero por Asia y África por las subidas de nivel del agua e inundaciones de las plantaciones, estancamiento de agua al bajar el nivel, las incineraciones que muchas veces van a parar al río cenizas con trozos de cadáver sin incinerar por completo (costumbre en India por rito funerario y suele ocurrir la mayoría de veces por el bajo nivel económico), lo que no mejora la situación. Entonces se forma en el agua este virus, siendo recogido en botellas y consumida, dándose casos incluso alejados de las grandes poblaciones por donde pasa estos ríos, por lo tanto es fácil que empiece a multiplicarse el contagio entre personas y por consumo(2).

Comenzando la primera gran epidemia en torno al año 1815, llegó a España en 1833 entrando por el puerto de Vigo. En 1832, viendo el panorama de París y Gran Bretaña intentaron tomar medidas para que no se propagara en la península pero sin ningún resultado. De forma simultánea, también surgieron brotes en el sur de España y Barcelona. Esta vez, el Cólera llegaría a Filipinas, norte de África, se extendería por Europa desde Mongolia a Rusia pasando por Alemania, Francia, Gran Bretaña y extendiéndose hasta Nueva York.

De nuevo, a finales de 1853, siendo esta vez una pandemia. Su paso por Asia, hasta el continente Americano en Las Antillas, más preciso, Cartagena de Indias (Colombia), hace que entre de nuevo en España por Vigo. A través del barco de guerra Isabel la Católica (3). En él se encuentran tres marineros enfermos que fueron internados en el lazareto de la isla de San Simón. No sirvió de nada puesto que avanzó hasta Pontevedra extendiéndose por toda Galicia hasta llegar a La Coruña, la provincia más castigada por la enfermedad. En el apartado de las fuentes, finalizando el post os dejo enlaces con información detallada de las epidemias, pandemias y como actúa el cólera, mas otras fuentes, todas enumeradas, siendo colocado el número, en cuanto a la información según sea necesario en el texto.

Los estragos del cólera en La Coruña

No se sabe con exactitud cuantos fueron los fallecidos por cólera, ya que en la pandemia de 1854 sólo se documentaban a los fallecidos que se les conociera por nombre y apellidos, así señala Aurea Rey, historiadora, investigadora y profesora de artesanía en el instituto Zalaeta. Al buscar información sobre artesanía en la antigüedad, se encontró con documentos muy antiguos y muy dañados por el paso del tiempo que reflejaban en una breve pincelada este episodio oculto de la ciudad de cristal. Se interesó y profundizó más en el tema, llegando a los archivos de las parroquias de esa época. Si bien es cierto que hay nombres y apellidos hemos de tener en cuenta que no todo el mundo estaba registrado en aquel entonces, por la multitud de fallecidos y la gravedad del contagio no se podía proceder al reconocimiento de cada uno de ellos y muchos familiares ocultaban el cadáver del familiar fallecido por días. Más adelante os explico el motivo…

Así llegó a superar el 10 % de la población en defunciones pero sin saber cual es el número de defunciones real, como también está convencido de esto Xose Carro Otero, presidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía. Él es una de las pocas fuentes que ha arrojado algo de luz sobre ello y lo comenta de forma breve en un capítulo de su libro “Materiais para unha historia da medicina galega”. Se documentó recogiendo datos de Miguel Parrilla Hermida, director general de Sanidad en 1974. Miguel encontró libros de difuntos conservados en las parroquias y contabilizó 1.215 defunciones sobre un censo de 24.000 habitantes en La Coruña, un 5% de tasa en mortandad de septiembre a noviembre de 1854. pero recordemos que la llegada del cólera a Galicia fue a finales de 1853, extendiéndose sin prisa pero sin pausa, ralentizado por la llegada del frío y una vez pasado el invierno y con las subidas de temperatura en primavera y verano, el virus iría tomando más fuerza y virulencia, no solo en Galicia, si no también el sur de España hasta Madrid y Barcelona.

¿Quién imaginaria que el desespero se haría dueño de la ciudad durante dos meses, al caer aquel pobre hombre en mitad de la plaza? Así empezó el desenfreno de la muerte colérica en la ciudad.

Fueron once largas semanas en las que era un sinfín de enterramientos en masa, llegando a alcanzar los 300 cadáveres por día en el punto más álgido. La población entró en pánico huyendo de la ciudad, se llevaban a los niños de los asilos para que sobrevivieran.

En un principio, los curas daban misas fúnebres por los fallecidos pero cuando llegó el momento más critico, se prohibió tocar las campanadas de muerto para evitar más pánico y desasosiego en los habitantes y evitar mas agonía a los enfermos. Se empezó a oficiar los entierros de noche, sin pompas ni misas en iglesias, los ricos, acostumbrados a grandes funerales y entierros se tuvieron que conformar con trasladar el cuerpo en carro fúnebre y una simple cruz oficiando la misa en el cementerio. Cuando se empezaron a acumular cadáveres en las plazas, los párrocos salían para oficiar una misa fúnebre para todos los fallecidos. Algunos curas huyeron por miedo al contagio.

La gran mayoría eran enterrados en la fosa común, en cal viva y de pie, así pudiera alcanzar espacio para los que iban llegando. Eran los propios familiares quienes los metían en la fosa a gran profundidad por que los enterradores no daban a basto. En ocasiones, dando lugar a encontrar alguno aún moribundo y con respiración muy débil. Siendo rescatados en el último momento. Por eso, al saberse que esto ocurría y sospechando que habría varios enterrados vivos , mucha gente ocultaba de las cuadrillas de control, a sus seres queridos en las casas después de fallecidos, algo que propiciaba un contagio aun más extendido.

Hay que sumar la falta de higiene en la época, poca agua potable, sin alcantarillado, la hambruna, falta de medios y desconocimiento de la enfermedad y como esta se transmitía, por ende, su cura. Empezaron con algunos remedios tan locos como hacer sangría en el paciente para que su corazón no bombeara tanta sangre, con la idea de ralentizar el organismo, por lo que morían desangrados. También les prohibían beber agua, o administraban brebajes de hierbas que les hacia vomitar más aún si cabe y la deshidratación ya de por si muy avanzada por las diarreas y vómitos acababa por matarlos. Ni hablemos sobre los profilácticos recomendados… alcanfor, ácido benzoico, cigarro de cinabrio el cual contiene mercurio…

Otros remedios que creían funcionar, era disparar un cañonazo cada cuarto de hora, día y noche, creyendo que la pólvora limpiaba el ambiente. Otra curiosidad es que los alcohólicos eran los que menos enfermaban, haciendo que muchos se echasen a la bebida.

Juana de Vega, al parecer era inmune a esta enfermedad. Estando en contacto con los enfermos, no se contagió nunca y esta mujer, de gran mérito, se quedó cuidando a los enfermos, cosa que no era agradable por que no había medidas de higiene y la pobreza hacia que ni siquiera tuviesen ropa para cambiarse, como dice el doctor Xose Carro Otero : “Las condiciones de los enfermos eran de una miseria imposible de comprender en nuestro tiempo. La mayoría tenían apenas un par de sábanas a lo sumo y carecían de agua para lavar y cambiar a enfermos con diarreas salvajes cada cinco minutos. Esa pobre gente se consumió en su propia mierda”.

Las medidas que tomaban era hacer que los viajeros se sacudieran las vestimentas y les ojeaban el equipaje. A los barcos, los hacían esperar en la bahía, mientras acudía sanidad de puerto, para inspeccionar de barco a barco a los tripulantes haciendo que se asomaran a la barandilla de la cubierta, si veían que tenían mal aspecto, no les dejaban atracar en puerto. Con esta pandemia, las medidas eran escasas.

Se hace extraño la baja mortalidad registrada en las prisiones de La Coruña, más concreta la de mujeres, que después pasaría a ser la fabrica de tabaco. Allí las condiciones eran deplorables, no es exagerado decir que no tenían ni aire que respirar por que los faroles se apagaban por falta de oxígeno.

Hoy en día, sabemos que la higiene es fundamental para evitar enfermedades pero sinceramente, respetando las creencias religiosas, sabiendo que el cólera procede del Ganges y el Brahmaputra y las costumbres que tienen con la incineración, ¿os atreveríais a bañaros en esos ríos?


Cuando la leyenda cobra fuerza…

La leyenda dice que debajo de la capilla de San Amaro se encuentra la fosa común de los coléricos por que en 1929, al realizarse unas obras, en el derribo de un muro se encontraron huesos.

¿Por qué hay controversia sobre el tema? Son varias fuentes las que hablan de una carta, pero son distintas las versiones. Áurea Rey al buscar información para su trabajo de artesanía, se topa con esta leyenda y se pasa años investigando, no encontró la localización de la fosa común, lo que la lleva a descubrir varios documentos de defunción en las parroquias pero muchos en mal estado de conservación y una carta, la cual, según Áurea, da a entender que la fosa está debajo de la capilla pero Doda Vega nos explica razones que he podido investigar por mi cuenta y en el vídeo se lee una versión de la carta (min. 7:57)

Esta carta es de García Boedo, embarcado en una fragata escribe a su hijo Felisín, tripulante de otra fragata, dando instrucciones a su hijo con motivo de una visita a La Coruña, donde este puede alquilar caballos para visitar a sus tías e indica donde está enterrada la abuela Tomasa, fallecida por el cólera en 1854. Según fuentes (4), Áurea Rey dice que en la carta se nombra la fosa común, situándola debajo de la capilla.

Captura
Ubicación de la caseta octogonal.

 

Mientras, en el vídeo se lee dicha carta y las instrucciones de la ubicación son: en la entrada al cementerio, en el primer departamento, a mano izquierda que se sitúa una caseta octagonal, justo debajo está la fosa común donde fue enterrada Tomasa, la abuela de Felisín.

o
Éste es el edificio octagonal, inicialmente utilizado como gabinete se realizaban las autopsias.

 

 

 

A finales del siglo XIX, se decide realizar una obra la cual, fue Faustino Domínguez Domínguez el arquitecto que diseñó este gabinete, a fin que el cementerio obtuviera la mejor equipación.

 

 

 

Entonces, ¿de quién podría ser esos huesos tras ese muro? Probablemente del Capitán General Fernando Queipo de Llano (del conde de Cartagena y gobernador civil Antonio Loriga).

Financió la obra de la capilla. Tengamos en cuenta que pese a la prohibición de enterrar en las iglesias, se hacían excepciones y costó mucho que los ciudadanos de toda España se acostumbraran a los entierros en cementerios (5).

Datos y fechas clave para dudar de la realidad de esta leyenda

Si nos remontamos al siglo XVIII encontraremos el inicio y los motivos por los que se crearon los cementerios.

Eran muchas las epidemias que se expandían entre la nueva España y la península, a través de los navíos de guerra y mercantiles, la mayoría de esas epidemias se trataban de tifus y viruela(4).

-En 1781, se empieza a extender estas enfermedades en España, entonces el Rey Carlos III comienza a realizar prohibiciones de enterramientos en recintos urbanos.

-En 1787 el Rey Carlos III dicta una Real Cédula, ésta se emite el día 3 de abril del mismo año, al comprobar los efectos de las epidemias de las enfermedades citadas.

-En 1793 la junta de las cuatro parroquias de A Coruña decide que examinará el lugar idóneo para la construcción del cementerio. Hicieron una representación al Rey Carlos IV para que determinara que debían hacer y de dónde sacar los fondos para la construcción ya que no querían pagar. El lugar escogido era detrás de la casa del rastro subiendo los molinos de viento del camino hacia la Torre Hércules. Pero no obtuvieron respuesta alguna.

-En 1805 por iniciativa del corregidor Fernando León de Benávides intentó que diera salida la Orden Real teniendo en cuenta la capacidad del cementerio, en previsión de los fallecidos de la población en un quinquenio. Quién diseñaría el cementerio sería Fernando Domínguez Romay pero no se llevó a cabo por los altos costos, el cementerio era demasiado grande y la construcción de una capilla en el interior y centro de éste disparaba el presupuesto. El lugar escogido en esta ocasión fue entre el camino de Praderas y la Torre Hércules.

-En 1807 se retoma el proyecto variando el lugar, aproximándolo más al mar y aprovechando la antigua capilla de San Amaro. En esta ocasión no se daría el inicio de las obras por el comandante de ingenieros Juan Bautista Meira, alegando motivos estratégicos y razones militares: las tapias no dejarían visibilidad al mar ocultando los ataques de los enemigos.

-En 1809 el tifus obliga a agilizar los inicios de las obras, pero por la zona de San Francisco. Este cementerio solo funcionaría hasta 1812 por la insalubridad.

-En 1810 se solicita otro estudio. La zona de San Amaro vuelve a ser la propicia. Acordando no elevar las tapias un máximo de tres nichos de altura y postergando la construcción de la capilla propia del cementerio cuando hubiera más presupuesto.

-En mayo de 1812 comienzan las obras.

Captur9

-El 9 de noviembre de 1812 se inaugura el cementerio. Donde se tendría que haber construido la capilla en un principio, figura una cruz, hasta hoy día en pie. La cruz de los olvidados. El cementerio de figura cuadrangular, dividido por cuatro departamentos, cada uno por parroquia no sufriría cambios hasta pasados 21 años.

 

-En 1833 frente a la epidemia que empezaba a entrar por Vigo y Pontevedra, comienzan las obras de ampliación hacia la calle Orillamar, zona sur. Este departamento albergaría zona para fosa común. Por orden del conde de Priegue el 14 de marzo se prohíbe , enterrar bajo las iglesias por la epidemia, bajo pena de multa de 2000 ducados.

-En 1834 la construcción de la capilla en el exterior, obliga a desplazar la entrada del cementerio a la derecha, en el lugar de la puerta principal se empezará a construir la capilla y al otro lado del muro nichos apegados a éste. La capilla fue financiada por Fernando Queipo de Llano, diseñada por Alejo Andrade Yáñez y Melchor del Prado Mariño se encargó de la dirección de obras.

6

-En 1836 fallece un oficial de fragata inglesa, siendo enterrado junto al cementerio en el exterior, en 1838 el cónsul británico solicita permiso para que se haga un cementerio civil, sin cruces, capillas ni ornamenta religiosa. Siendo aún zona sin cerrar, ya en 1867 el gobierno británico compra los terrenos y se inician las obras en base a los planos de Juan de Ciórraga, inaugurándose en 1868.

-En 1853 empieza a brotar una extraña enfermedad hepática, producida por la hambruna, las cosechas ese año fueron malas y los campesinos se vieron obligados a comer las semillas del año siguiente, haciendo que de cara a un futuro, la pobreza, la desnutrición y las enfermedades arrasaran como un manto negro produciendo muchas bajas y debilitando la población.

-En 1854 es cuando asola la gran pandemia de cólera en A Coruña, quedando el cementerio al borde del colapso por la llegada de hasta 300 cadáveres por dia, siendo enterrados en fosas comunes a cal viva y de pie.

-En 1882 Se ampliaría el cuarto departamento para que fuese una zona para no católicos, pero se quedó pequeño y no reunía las condiciones para ello, entonces a primeros del siglo XX se aprueba un proyecto de Pedro Meriño para que se construya junto al británico.

-En 1885 se remodela la verja, diseñada por Juan de Ciórraga.

-A finales del siglo XIX se construye el gabinete de autopsias, diseñado por Pedro Mariño. Hoy dia utilizado para otros fines.

-A lo largo del siglo XX se van ampliando otros departamentos.

Conclusión

A mi parecer, creo que la fosa común no está debajo de la capilla por varias razones:

1- Pese a que mucha gente en aquel entonces aún era reacia a enterrar en los cementerios, con la orden de pena de multa de 2000 ducados y con la pobreza que había, no creo que nadie se arriesgase a ello.

2-En 1833 aun no se había extendido la epidemia por la provincia de A Coruña y la capilla se terminó en 1834. Por lo que es ilógico que justo frente al cementerio, fuera, se abra una fosa común teniendo espacio aún dentro. Menos, que eso suceda 20 años después de la construcción, en 1854 con la pandemia.

3-Habiendo agrandado el primer departamento, con sitio para enterrar, teniendo espacio en el suelo no tiene sentido y tengamos en cuenta que para 1854 aún no se construyó el gabinete de autopsias, lo que significa que había mas espacio.

4-El muro que conforma el perímetro del cementerio donde se desplazó la puerta de entrada principal hacia la derecha unos metros, se construyeron nichos y en ellos hay lapidas con fechas del 1825 en a delante.

Captura5

5-Los nichos se construyeron en paredes perimetrales del cementerio y de sección de parroquia desde su construcción en 1812. Significa que había mas suelo que hoy dia, los cuales con el tiempo fueron sustituyéndose por columbarios las tumbas que habían vaciado previamente, para llevar los restos a los osarios, que eran los nichos de los muros perimetrales (1).

6-En el primer departamento, en la zona infantil, se prohibió cavar a más de metro y medio para los enterramientos normales, normativa que se aplica a los suelos donde hay fosas comunes. Las zonas donde aún hay enterramientos en el suelo, son relativamente nuevas, de la misma manera las ampliaciones con nichos de los otros departamentos.

Os comparto un vídeo de mi canal de You Tube comentando la leyenda, mis puntos de vista y opinión. ¡Ser bienvenidos!

Para terminar con este tema tan trágico como lúgubre, os dejo una bonita imagen de San Amaro en la noche, con un toque de vida y magia. El florecer de los rosales que hay a sus puertas al divisar la tímida llegada de la primavera.

4

¡Buenas noches, existenciales!

silviafight

FUENTES:

–Creación de texto, inspiración, presentación, idea y exposición del tema:

©silviafight (Silvia Hernández Molina)

–Fotografías:

©silviafight (Silvia Hernández Molina)

Google maps

(1)–Biblioteca municipal de estudios locales de La Coruña: donde encontré artículos de prensa y libros varios con respecto a esta información. (In Situ)

https://www.coruna.gal/portal/es/detalle/biblioteca-municipal-de-estudos-locais/entidad/1149055936131?argIdioma=es

(2)-Historia del Cólera morbo:

https://temas.sld.cu/colera/que-es/2116-2/2/

LA HISTORIA DEL CÓLERA La medicina social Tuberculosis Lepra Tifus

https://elrincondelagenealogia.wordpress.com/2015/11/11/galicia-en-los-tiempos-del-colera/

CEMENTERIO DE SAN AMARO: ruta de cementerios españoles con encanto

(3)-Historia del navío Isabel la Católica:

https://todoavante.es/index.php?title=Isabel_la_Catolica_(1851)

(4)- Cólera morbo en A Coruña:

https://www.laopinioncoruna.es/coruna/2014/12/03/horror-asolo-coruna/905489.html

https://www.laopinioncoruna.es/coruna/2010/11/01/dantesco-secreto-san-amaro/434493.html

http://www.etnoga.com/planideras/camposanto/coruna

https://www.sabermas.umich.mx/secciones/articulos/225-las-epidemias-de-viruela-y-tifo-en-el-siglo-xviii.html

(5)- Legislación funeraria:

http://www.ingeba.org/lurralde/lurranet/lur19/19nistal/19nistal.htm

https://books.google.es/books?id=4VG2VpmdwAcC&pg=PA310&lpg=PA310&dq=antigua+capilla+de+san+amaro+en+coru%C3%B1a&source=bl&ots=6w9oLaoSn_&sig=ACfU3U0U0MO2O8bGXbUwvUDcsqpHdrYsxA&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwjo97mWzvjgAhWFx4UKHezvAtg4FBDoATABegQICRAB#v=onepage&q=antigua%20capilla%20de%20san%20amaro%20en%20coru%C3%B1a&f=false

– Google Maps:

https://www.google.com/maps/place/La+Coru%C3%B1a/@43.3698102,-8.3968188,15z/data=!4m5!3m4!1s0xd2e7cfcf174574d:0x6a47350d095cdfee!8m2!3d43.3623436!4d-8.4115401

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s